Cómo cortar una camiseta

A veces encontramos alguna franela o camisa que simplemente ya hemos usado lo suficiente, o que nunca hemos usado porque no nos termina de convencer.

Una idea prudente es cambiarla o personalizarla para que así te identifiques (y renueves) con la pieza de vestimenta y puedas empezar a usarla.

Camisa o franela… ¿cómo renovar estas viejas piezas del clóset tú mismo?

¿Qué necesitas?

Ante todo, debes tener una idea clara de lo que buscas. Si lo que quieres es una camiseta, o algo más atrevido, o quizá un diseño más elaborado.

O simple camiseta, podrías utilizar la forma de otra (como un modelo) para copiar su contorno y guiarte. En cambio, buscas algo distinto, podrías  buscar patrones imprimibles que te sirvan de guía.

Por supuesto, necesitarás unas buenas tijeras afiladas.

Dependiendo del tipo de tela y del estilo que persigas, podrás necesitar algo de hilo y una máquina de coser, o aguja, para prolijear el corte.

Probablemente necesites un lápiz o una tiza de sastre para marcar la superficie que procederás a cortar.

Ahora bien… ¿cómo cortar una camiseta?

1. Primero, debemos iniciar recortando el cuello y las mangas. Para ayudarnos con esto, podemos utilizar la tiza de sastre para señalar las costuras.

2. Dejaremos intacta una de las mangas, pues posteriormente la necesitaremos.

3. Dobla la camiseta por la mitad y, en el caso de que quieras ampliar el escote, ayúdate con la tiza de sastre para marcar su profundidad y luego proceder a cortarlo.

4. Si lo que buscas es un estilo más atrevido y contemporáneo, como esas camisetas que se están llevando para ir a entrenar, con aberturas en los costados, dobla la camiseta manga sobre manga y marca con la tiza de sastre la profundidad de la abertura. Después de que estés seguro, corta.

5. La manga que reservamos, la podemos usar para customizar nuestra camiseta añadiéndole un bolsillo en la parte frontal. También podríamos usarla para agregar otros detalles, o para coser de manera distinta el cuello o las mangas.

Por que hacerlo:

No hay límites, y siendo tú quien tenga la potestad de hacer, de cortar, de coser, es genial que des rienda suelta a tu imaginación para customizar y volver esa camiseta una pieza única en tu guardarropa, o en el de la persona a quien se la vayas a obsequiar.

Aun así, debemos ser precavidos y medir o estar muy seguros antes de realizar cualquier corte, pues es más fácil cortar de más que hacer que una camiseta mal cortada luzca bien. Entonces, se cuidadoso (a) y te aseguramos que los resultados superarán tus expectativas.

Es una alternativa muy útil para renovar un poco esa ropa casual o deportiva, sin un mayor costo y usando ropa que podías haber tirado o desechado.

Atrévete a cortar tu propia camiseta con esta sencilla guía, sólo tienes que reunir los utensilios y dejar fluir tu imaginación y tus habilidades. ¡Te sorprenderán los resultados! Un cambio siempre viene bien, y más si se trata del aspecto de una antigua y ya pasada de moda pieza de ropa.

Publicado por el .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *